Chainalysis

All posts tagged Chainalysis

Ethereum.jpeg

Los blockchains ya no son imposibles de hackear

Por años se pensó que las cadenas de bloques o blockchains eran imposibles de hackear, pero ahora cada vez aparecen más agujeros en estas plataformas. Recientemente, Arly, el equipo de seguridad en Coinbase, notó un fallo en Etereum clásico, y es que su blockchain, la historia de todas sus transacciones , estaba bajo ataque.

Ciberataque al blockchain de Etereum

Un atacante logró tomar el control de más de la mitad del poder de cómputo de la red y lo estaba usando para reescribir el historial de transacciones.  De esa manera logró que la criptomoneda no se pudiera gastar más de una vez, lo que se conoce como “doble gasto”.  Y el atacante hizo esta operación por 1.1 millones de dólares.

Coinbase afirma que ninguna moneda fue robada de ninguna de sus cuentas. No obstante, Gate.io no fue tan afortunado y perdió alrededor de $ 200,000 frente al atacante (quien, extrañamente, regresó la mitad días después).

Un par de años atrás esto era impensable, o al menos solo se formulaban teorías. Pero ahora no solo es una realidad, sino que además el llamado ataque del 51% contra Ethereum Classic fue solo el más reciente de una serie de ataques recientes contra blockchains. Desde 2017, se han robado casi $2 mil millones en criptomonedas. Se trata de ataques a un negocio creciente muy jugoso.

Y sobre estos delitos, la firma de análisis Chainalysis dijo que solo dos grupos, que aparentemente aún están activos, pueden haber robado un total de $ 1 mil millones de los intercambios. Básicamente tienen el monopolio de estos robos.

Pero ¿Qué hace tan atractivos a los blockchains para los ciberatacantes? a diferencia del sistema financiero tradicional, las transacciones fraudulentas no se pueden revertir. Y así como tienen características de seguridad únicas, también tienen vulnerabilidades únicas. Así que los slogan de marketing que calificaron estas plataformas como “inhackeables” se equivocaron en grande.

leer más
DiarlethLos blockchains ya no son imposibles de hackear