Observando la seguridad en la red

Te traemos las últimas noticias sobre ciberseguridad y ciberataques

WhatsApp-Image-2019-07-09-at-6.06.31-PM.jpeg

La curiosa historia de la obsesión de Cuba por el helado

Los políticos han debatido los méritos del capitalismo frente al comunismo en cuartos traseros y pisos del senado durante décadas. En las calles de La Habana, el debate descansa sobre un cono de waffle helado.

Fidel Castro era un famoso amante de los helados. Para evitar el embargo comercial, una vez forzó a su embajador en Canadá a enviarle 28 contenedores de las cosas de Howard Johnson, una cadena de restaurantes de EE. UU., Mientras que el novelista colombiano Gabriel García Márquez recordó haber visto al líder revolucionario tomar 18 cuchareadas de helado después de “un buen almuerzo de tamaño mediano “. Así que parece lógico que la gran visión de Castro de una sociedad utópica no solo incluyera atención médica y educación gratuitas, sino también helados subsidiados por el gobierno.

El sueño de que cada ciudadano pudiera permitirse un regalo fresco de alta calidad en un día caluroso funcionó durante décadas. Hoy, sin embargo, a medida que la economía de Cuba comienza a cambiar, uno solo tiene que mirar las heladerías de La Habana para ver cómo se está derritiendo el sueño igualitario de Castro.

Antes de la revolución, los cubanos consumían helados importados de los Estados Unidos. Cuando el embargo estadounidense hizo ilegal el helado importado, El Comandante se encargó de crear un helado de mejor sabor que sus rivales yanquis.

“Helado por el pueblo” se convirtió en un grito de guerra. En el apogeo de la revolución, cuando la Unión Soviética estaba apoyando al gobierno cubano con hasta $ 5 mil millones por año, Cuba se inundó de efectivo. Así que Castro decidió construir la heladería más grande del mundo para sus fieles revolucionarios.

Envió técnicos a Canadá para aprender a hacer helados, compró máquinas de alta tecnología en Suecia y los Países Bajos y comenzó a experimentar con recetas.

Los principales arquitectos del gobierno diseñaron un edificio futurista en medio del rico barrio de Vedado en La Habana para albergar el imperio de los helados. De manera grandiosa, generalmente reservada para héroes nacionales selectos, Coppelia abrió sus puertas en 1966 como el restaurante más grande de su tipo en cualquier parte del planeta. Las mesas comunales y el espacio de estacionamiento se extendieron por toda una cuadra de la ciudad para que hasta 1,000 personas pudieran comer helado cómodamente en cualquier momento. El regalo de Castro a su gente era conocido como la “Gran Catedral del Helado Socialista”.

El menú original enumeró 26 sabores. Los habaneros pueden elegir elementos básicos como vainilla o chocolate o opciones más exóticas como el glaseado de piña, el coco con almendras y la guayaba.

Las líneas eran largas, pero, como dice el chiste, esperar en línea es un pasatiempo cubano. Se crearon amistades, se reunieron los futuros cónyuges y las relaciones terminaron, todo mientras se hacía cola en el Coppelia. Parecía que el sueño socialista moderno de Castro, donde todas las personas podían pagar una “ensalada” de helado de alta calidad (cinco cucharadas), se había realizado.

El colapso de la Unión Soviética en la década de 1990 cambió todo cuando miles de millones de dólares en subsidios anuales desaparecieron casi de la noche a la mañana.

Sin el excedente de efectivo, la leche escaseaba constantemente. Los trabajadores del gobierno improvisaron con ingredientes limitados dejando el helado sin sabor, quebradizo y rápido de derretir. La “Gran Catedral” ofrece hoy una experiencia decididamente diferente. El menú en la pared todavía tiene espacios para 26 sabores, pero rara vez sirven más que algunos de los elementos básicos. Las líneas siguen siendo largas, pero la recompensa es insípida.

Uno espera en la cola por una hora o dos y para cuando llega allí, es posible que solo les quede fresa“, dijo el fotógrafo de La Habana Alain Guitzerman.

La crisis post-soviética ha visto quebrarse el idealismo revolucionario de Cuba, dejando espacio para que se arraigen los esfuerzos capitalistas. En 2010, el entonces presidente Raúl Castro comenzó a permitir que pequeños negocios privados, como restaurantes, cafeterías y heladerías, abrieran como una forma de reactivar la economía en decadencia del país.

Siempre había lugares de helados a muy pequeña escala – familias con una pequeña máquina de helados que lo vendían en su porche delantero – pero la idea de una verdadera heladería, del sector privado, surgió recientemente“, explica el erudito de Cuba, Richard Feinberg.

Esta nueva política económica introdujo heladerías privatizadas completas con aire acondicionado, líneas cortas y sabores artesanales como mango, mojito y papaya.

Helad’oro en el casco antiguo de La Habana es un brillante ejemplo. Una mujer francesa y su esposo cubano abrieron la pequeña tienda en 2015. Los comensales pueden personalizar su experiencia de helados con gofres, aderezos, batidos, affogato (café vertido sobre el helado) y más de 30 sabores. Está muy lejos del cono de pastel de Coppelia versus el vaso de papel.

A pocas cuadras de distancia, entre galerías de arte y bares de mojitos cerca de la Plaza Vieja de La Habana, está el Mango Gelateria & Cafe. Junto con las opciones italianas tradicionales, como la stracciatella, están los sabores de frutas cubanas como el mamey y el zapote.

Toda esta optimización de lujo tiene un precio. Coppelia vende una cucharada por aproximadamente cinco centavos, por lo que es asequible para el cubano promedio que gana $ 30 por mes. Una cucharada en Helad’oro le costará $ 1, mientras que tres cucharadas en un cono de waffle cuestan $ 3.50, por lo que solo es asequible para el uno por ciento de Cuba, o para los turistas. Fidel no estaría feliz.

Para la creciente clase de emprendedores y el sector turístico, las heladerías privatizadas son un éxito. Y, como la competencia en general lo hace, están obligando al gobierno a intensificar su juego. Una actualización de Coppelia se llevará a cabo antes de la celebración número 500 de La Habana en noviembre, con medios estatales que sugieren que la calidad del helado mejorará. Sin embargo, es probable que, incluso con una nueva capa de pintura, el envejecimiento de la heladeria siga siendo un homenaje a una sociedad utópica que caducó desde hace rato.

Publicado originalmente en: http://bit.ly/2xOSfVb

Isaul CarballarLa curiosa historia de la obsesión de Cuba por el helado