Observando la seguridad en la red

Te traemos las últimas noticias sobre ciberseguridad y ciberataques

img_abarredo_20190208-140516_imagenes_lv_terceros_istock-518701825-kiBG-U46292696391jXB-992x558@LaVanguardia-Web.jpg

Inteligencia artificial crea perfumes sin poder olerlos

Las narices están sobrevaloradas ahora que la inteligencia artificial puede crear perfumes sin necesidad de olerlos.

Una IA llamada Philyra se convirtió en la nueva empleada del fabricante de fragancias Symrise en Nueva York. Sabemos que estos sistemas no tienen género, pues son solo una red de neuronas artificiales, creadas para almacenar, procesar y recombinar grandes cantidades de datos. También sabemos que no pueden oler. Y sin embargo, tanto sus desarrolladores como usuarios la tratan como “ella” y puede crear fragancias exquisitas.

La entrené y ahora me está entrenando a mí“, dice Daid Apel, un perfumista destacado que ha trabajado en el negocio durante 39 años. La inteligencia artificial de Philyra se desarrolló a través de la cooperación entre Symrise e IBM Research.

El primer perfume creado por Philyra saldrá al mercado el 12 de junio. Es una fragancia pensada para los millennials, es decir, para las personas nacidas en la década de los 80 y 90.

Cómo la IA puede crear perfumes

Apel explica que existen aproximadamente 1300 sustancias básicas, también conocidas como bloques de construcción de fragancias, que están disponibles para un perfumista. Incluyen desde fragancias sintéticas hasta extractos de flores, frutas, musgos y especias. Un perfumista combina varios ingredientes y adapta la fórmula hasta que emerge una nueva y agradable fragancia.

Philyra aprende de una base de datos que contiene la composición de casi 1.7 millones de perfumes. También sabe en qué país, grupo de edad y género se ha vendido particularmente una fragancia.

“Entre todas estas creaciones, encuentra espacio, posibilidades que nadie ha agotado aún”, explica Apel.

Con solo tocar un botón, la IA emite nuevas fórmulas de perfume para un grupo objetivo específico. Y esta fórmula en manos de un perfumista experto como Apel se puede refinar aún más. Por eso Apel no teme que Philyra le quite su trabajo, sino que encuentra en este sistema un grandioso colaborador.

Y por otro lado, Achim Daub. Es miembro de la Junta Ejecutiva de Aroma y Cuidado en Symrise, hace énfasis en que definitivamente no hace falta el olfato para crear un buen perfume. “El perfumista que me entrenó me dijo: ‘Sé cómo huele un perfume cuando conozco su composición’. Eso es exactamente lo que hace Philyra“, dice el expero.

Diarleth G.Inteligencia artificial crea perfumes sin poder olerlos